Museo IWC Schaffhausen, todo un templo histórico de esta legendaria casa relojera

En el año 1993 se dio un suceso poco común en el mundo de las relojeras de alto lujo, cuando la casa IWC Schaffhausen abrió las puertas de su fábrica, construida entre los años 1874 y 1875, para que los amantes de esta legendaria marca pudieran conocer desde adentro toda su historia.

Las instalaciones del museo están ubicadas a la orilla del río Rin, allí, en el antiguo jardín del Monasterio de Todos los Santos en Schaffhausen, fue levantado este edificio construido por el arquitecto G. Meyer. En sus primeros días la fábrica pertenecía al relojero estadounidense Florentine Ariosto Jones, pionero y creador de la única manufactura de relojes al noreste de Suiza.

En este lugar reposan más de 140 años de lujo, historia y tradición. Allí se exponen más de 230 objetos que representan la trayectoria de una de las 10 casas relojeras más importantes del mundo. La arquitectura del lugar fusiona aires clásicos del 1800 con toques modernos y glamurosos. Éste lugar es atemporal y está dividido en dos alas, este y oeste.

Sobre el Autor: admin

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.