Rolex y la alta precisión del tiempo en los deportes a motor.


La adrenalina y la pasión por los vehículos ha sido uno de los temas que más interés ha despertado en la humanidad desde hace poco más de 100 años cuando comenzó el desarrollo de esta tecnología que permitió suplir el uso del arrastre animal como sistema de transporte y sumado a las ventajas de eficiencia y resistencia era un poco más cómodo para entonces.

La evolución de este desarrollo humano hasta la actualidad donde existe un nivel deportivo de altísimo rendimiento ha sido posible gracias al apoyo de cientos de patrocinadores relacionados con la industria automotriz o con algún tipo de afinidad por la misma aunque no haga parte de esta.

Ejemplo de ello es la participación de la marca Rolex, que encontró un estrecho vinculo entre los componentes de un motor de fórmula 1 y un reloj de esta marca suiza que tiene una precisión nanométrica en sus piezas.

El 2013 fué el año clave en el que comenzó esta alianza donde Rolex se convirtió en socio mundial y reloj oficial de fórmula 1, una muestra de la importancia que tiene la exactitud en el tiempo para este gran imperio de los autos mas veloces del mundo que es dirigido por la Federación Internacional de Automovilismo.

F1MONA14js_0115-1940x1293 Rolex_F1_02

Esta alianza estratégica tendrá su próximo encuentro entre 18 y el 20 de marzo en el Formula 1 Rolex Australia Grand Prix, circuito que al mismo tiempo da inicio a la nueva temporada 2016 del deporte a motor más importante del planeta. Demostrando una vez más el compromiso con la exactitud y la precisión que se ha generado durante estos tres años con esta competencia.

“Nuestra única asociación con la Fórmula 1 con el Gran Premio de Australia es la culminación de la historia de la marca en tener vínculos estrechos con el mundo del motor y la velocidad. Ahora, en nuestro cuarto año en la Fórmula 1, compartimos una pasión por el rendimiento, precisión y innovación, basada en buscar la excelencia en la tecnología”, asegura el director de comunicación e imagen de Rolex, Arnaud Boetsch.

2013 FORMULA 1 ROLEX AUSTRALIAN GRAND PRIX, DAY 2, MARCH 15, 2013, FORMULA ONE FIRST PRACTICE SESSION: DANIEL RICCIARDO of the Scuderia Toro Rosso Team driving the STR Ferrari during the first practice session on day 2 of the 2013 Australian Grand Prix.

dsc_2422 (2)

Por su parte, el director ejecutivo de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, comentó que está “encantado de que Rolex sea el patrocinador” y remarcó que “Rolex es parte integral de la familia de Fórmula 1 y cuyo aporte es fundamental para desarrollar el Gran Premio de Australia”.

Pero esta no es la única competencia a motor que tiene el apoyo de la marca de cronógrafos en forma de corona, Le Mans la reconocida lucha al volante con altísimo mayor exigencia física y mental debido a su duración de 24 horas, también resalta los valores de excelencia, rendimiento y perseverancia que son inspiración para los seguidores y compradores de Rolex, motivo por el cual varios equipos y la organización a cargo de llevar las riendas cuentan con el patrocinio mayor de la empresa suiza.

Tom Kristensen expiloto de automovilismo de origen danés, ostenta el récord de victorias en las 24 Horas de Le Mans hasta la fecha con nueve de ellas, seis de las cuales fueron consecutivas entre 2000 y 2005, más otras tres en 1997, 2008 y 2013.

30 Std. Test Audi R15+ Tom Kristensen (DK)

tom-kristensen-audi-r18

Kristensen reconoce el valor del tiempo durante una competencia y se siente orgulloso por haber hecho parte de la familia Rolex y como muestra de ello mantiene en su mano derecha una de las valiosas joyas que recibió durante su vida profesional.

Finalmente las 24 horas de Daytona es la última gran competencia internacional que patrocina Rolex, se trata de un reto donde pilotos de varias especialidades se enfrentan para probar la destreza que tienen en sus manos enfrentando una curvas que no perdonan y baja iluminación nocturna que alcanza solo para el 20 por ciento de la pista. Si la resistencia cede el paso al cansancio físico y mental, aunque sólo sea por un segundo, la posibilidad de triunfar se aleja a la misma velocidad que los contrincantes.