Arte + joyería,  una suma de lujo


El inicio de año para las casas joyeras y relojeras alrededor del mundo, es el momento oportuno para que cada una de ellas presente lo que sus genios diseñadores han creado y que esperan será tendencia durante este 2016 que apenas comienza.

En esas colecciones donde se muestra lo mejor de si, Cartier una de las más innovadoras,  intrépidas y afamadas compañías del mundo del lujo, da a conocer los nuevos integrantes de su colección Cartier d´Art, una serie de 4 relojes que se unen a los ya existentes para mostrar la perfecta conjugación entre el arte y la joyería.

Las creaciones

En Cartier d´Art el primero de los relojes que aparece exhibido es un Ronde Louis Cartier, reloj circular clásico con números romanos, manecillas azules en forma de espada y correa de piel de aligátor que tiene la particularidad de haber sido adornado en su fondo con dos parteras perfectamente diseñadas mediante la técnica artesanal de la filigrana.

Este arte milenario surgió en la antigüedad cuando los pueblos que habitaban Mesopotamia (territorio que abarcaba desde los ríos Tigris hasta el Éufrates) la usaban para elaborar piezas de joyería donde por medio del cruce de finos hilos hechos en oro o plata creaban bellos motivos como flores y animales representativos.

cartier-ronde-louis-cartier-mens-watch-w6800251 W6801004_0_cartier_timepieces

La segunda creación que se exhibe para este período 2016- 2017 es un Rotonde de Cartier, reloj cuya caja oculta los movimientos sofisticados de la alta joyería que hay en su interior para darle paso a un fondo específicamente diseñado mediante la técnica del damasquinado.

Este método artesanal que los virtuosos logran combinar a la relojería parisina, tiene sus inicios en China y Japón, pero que logró su auge en Damasco de donde proviene  su nombre. En el, con la ayuda de un pequeño martillo se incrustan finos hilos de oro en una figura previamente tallada la cual al ser rellenado completado permite ver la figura que hay en su interior.

cartier_rotonde

Por otro lado dentro de la colección aparece un tercer reloj donde se le da prioridad a la técnica de Tortue Mosaico de piedras, allí mediante pequeños cubos de piedra dura y fragmentos de forma irregular, se le da forma a una partera, reina de las creaciones de Cartier.

En este cronógrafo con estilo mosaico, se usan piedras de colores negro, rojo, verde, amarillo junto con diamantes y oro rosa que engalanan su esfera que juntos transmiten una sensación de elegancia y buen gusto.

Cartier-en-el-SIHH-2016-Ballon-Bleu-de-Cartier-enamel-granulation-1 image_11082

Para terminar con este conjunto de relojes, la nueva colección trae una propuesta que busca reinterpretar y adaptar la artesanía al mundo relojero con el Ballon Bleu de Cartier, ejemplar que cuenta con números romanos, manecillas en forma de espada y brazalete de eslabones pulidos y satinados.  Un reloj automático en oro amarillo con diamantes y zafiro que guarda mediante la técnica de granulación y nácar la flor más importante de Colombia. La orquídea.

El arte de granulación es una técnica  de orfebrería que consiste en realizar un motivo en relieve mediante el uso de pequeñas esferas de oro elaboradas en distintos tamaños que son organizadas de acuerdo a su intención del artesano para luego ser fundidas y unidas una a una y crear la figura esperada.

mtr_cartier_ballon-bleu-de-cartier_ballon-bleu-de-cartier-28mm_we9002z3_1 mtr_cartier_ballon-bleu-de-cartier_ballon-bleu-de-cartier-moyen-modele-or-gris-diamants_we9006z3_1

La pantera y Cartier

La pantera es el animal más icónico de la casa Cartier,  éste llegó a formar parte de sus colecciones cuando arribó a la compañía Jeanne Toussaint, colaboradora de Louis Cartier quien en 1914 presentó el primer reloj de pulsera donde por medio de diamantes y piedras de ónix logró representar el pelaje de este hermoso y perfecto felino.

Cuenta la historia que la fascinación que tenía Toussaint por este animal  y su carácter fuerte e indomable la hizo célebre y respetada dentro de la compañía, aún después de la muerte de Louis Cartier, lo que ha permitido que su legado continúe vigente hasta el día de hoy en cada una de las colecciones.